Cómo cambiar de hábitos

¬ŅC√≥mo cambiar de h√°bitos? + Plantilla gratuita

‚ÄúLo que tienes que hacer para tener √©xito es cambiar de h√°bitos… Si sigues as√≠, no vas a conseguir nada. ¬ŅVerdad doctor?‚ÄĚ As√≠ se dirig√≠a a mi una madre desesperada por ciertos comportamientos de su hija, y m√°s pendiente de que mi respuesta reforzara su raz√≥n, que de hacer comprensible y √ļtil nuestro primer encuentro.

‚ÄúClaro que, en el fondo, contin√ļa, yo la entiendo; este a√Īo con la pandemia esta, nos coge a todos deshabituados. ¬°Ya ni sabe una lo que tiene que hacer, ni c√≥mo tiene que hacerlo!‚ÄĚ

Reflexionando sobre la sesi√≥n mantenida con esta madre y su hija, y en concreto sobre estas frases, me dije: ¬°Lo ha clavado!… Cuanta sabidur√≠a en cuatro pensamientos:

El cambio es imprescindible para avanzar, crecer, tener √©xito; Para cambiar es necesario modificar los h√°bitos ‚Äúhabituales‚ÄĚ; Si no lo hacemos, la novedad nos pilla ‚Äúdeshabituados‚ÄĚ, y se produce un conflicto que hemos de resolver ‚Äúre-habitu√°ndonos‚ÄĚ; esto es, adoptando nuevos h√°bitos para la nueva situaci√≥n.

Y si lo conseguimos (con mayor o menor sufrimiento), tenemos éxito. Desde aquí me surge la idea de crear este artículo para, con vuestra ayuda, comprensión y comentarios, arrojar juntos un poquito de luz sobre la relación de estos tres continuos de nuestra vida: Cambio, hábitos y alcanzar el éxito.

¬°Vamos a ello!

Introducción

Empecemos con una primera aproximaci√≥n: Cambiar de h√°bitos, NO ES F√ĀCIL. O mejor dicho: Cambiar de h√°bitos ES MUY DIF√ćCIL. Podemos listar diferentes razones que sustentan esta afirmaci√≥n.

Una. Nuestro cerebro, como gran consumidor que es de energ√≠a, requiere establecer h√°bitos (atajos) para economizar aquella. Precisa poner las tareas ‚Äúrutinarias‚ÄĚ en autom√°tico (o semiautom√°tico) para enfocarse en ‚Äúlos peligros‚ÄĚ de vivir. No olvidemos que la funci√≥n principal de nuestro cerebro es mantenernos vivos y sanos.¬†

Dos. Nuestro cerebro es muy ‚Äúlisto‚ÄĚ y a la vez, muy ‚Äúvago‚ÄĚ. Una vez que reconoce una informaci√≥n nueva, que la encuentra √ļtil y que la valida, la env√≠a a la memoria a lago plazo para que forme parte de los conocimientos ‚Äúimportantes‚ÄĚ, y desde ah√≠, utilizarla en la creaci√≥n de h√°bitos que nos facilitan la funci√≥n principal: la tarea de seguir viviendo con √©xito.¬†¬†¬†

Tres. Una parte cr√≠tica de la informaci√≥n guardada en nuestro cerebro est√° relacionada con nuestras creencias, esto es: afirmaciones aprehendidas, conscientes o inconscientes, (positivas o negativas) que nos repetimos una y otra vez en nuestros di√°logos internos. Tales creencias devienen en las ‚Äúgafas invisibles‚ÄĚ que interponemos entre la realidad y nuestra interpretaci√≥n de esta. Por cierto, es interesante que sepamos que casi nunca coinciden.¬†

Desde beb√©s, seg√ļn pasa el tiempo, por aprendizaje o por modelado, y con el apoyo de nuestra emocionalidad, vamos dando forma y consistencia a nuestros h√°bitos; y nos sentimos felices con ellos hasta que llega el momento de que pierden utilidad para vivir o, incluso, son contraproducentes para ello, y entonces comienza nuestro calvario hacia el cambio de h√°bitos y desde estos renovados, hacia el √©xito. Pero antes de entrar en el proceso del cambio, profundicemos un poco m√°s en nuestros h√°bitos.¬†

Como apuntábamos, podemos definir un hábito como un atajo que crea nuestro cerebro para ahorrar energía, que nos proporciona estabilidad y seguridad, que nos permite vivir (aunque con bastante rigidez) y que se compone de tres elementos: 

  • Conocimientos. Esto es, informaci√≥n nueva o ya ubicada en nuestro almac√©n.¬†
  • Habilidades. Aprender c√≥mo usar ese conocimiento de forma efectiva en lo que hay que hacer, y mostrarnos h√°biles en ello por medio de la pr√°ctica continua.¬†
  • Actitudes. Dentro de nuestra escala de creencias y valores, o de nuestro inter√©s utilitario, empe√Īarnos hasta conseguir el resultado deseado, y persistir en ello hasta automatizar el componente actitudinal al nivel necesario y deseado.

cambiar de h√°bitos

 

La intersecci√≥n de los tres configura el h√°bito. Este se mostrar√° m√°s o menos fuerte, estable, s√≥lido, consistente, etc., seg√ļn sea la cantidad o variabilidad de cada uno de sus componentes.¬†

Una vez configurados, tenemos tendencia a actuar por h√°bitos aprehendidos. Ello nos ayuda a realizar tareas con la velocidad adecuada, pero son h√°bitos inflexibles. Tal inflexibilidad es crucial para operar en contextos estables, pero letal en entornos cambiantes. A veces, el h√°bito fosilizado es peor que la ignorancia. Se convierte en una r√©mora que nos impide avanzar seg√ļn nuestros deseos o circunstancias.¬†

En este contexto, la capacidad de desaprender llega ser más crucial quizás que la capacidad de aprender. En cualquier caso, desaprender y aprender son dos caras del proceso de cambio de hábitos para el éxito.

 

Cambio de hábitos para el éxito.

En lo que nos ocupa, y de forma general, podemos decir que tener √©xito es conseguir aquello que se persigue; ya sea obteniendo algo que no tenemos, eliminando lo que consideramos da√Īino, superando alg√ļn reto relacionado con cualquier aspecto de nuestra vida; sea este elegido o impuesto.¬†

Entonces, podemos decir que nos proponemos cambiar nuestros hábitos, porque: 

  • Los que tenemos en la actualidad producen resultados que no son tan satisfactorios como lo eran antes, ya no nos conducen al √©xito esperado.
  • Estamos en una nueva situaci√≥n vivencial (trabajo, relaciones familia, etc.,), y necesitamos nuevos h√°bitos para afrontarla con √©xito.
  • Los resultados de nuestros h√°bitos son ahora da√Īinos para nuestros intereses.

As√≠ que, como estamos en una situaci√≥n ‚Äúde incomodidad‚ÄĚ, de ‚Äúno √©xito‚ÄĚ, tenemos que cambiar nuestros h√°bitos. O mejor dicho, ‚Äúqueremos‚ÄĚ cambiarlos. Esta distinci√≥n entre el tener que y el querer, es muy importante para que nuestro esfuerzo tenga √©xito.¬†

 

¬ŅC√≥mo cambiar de h√°bitos?

Para compartir sobre c√≥mo cambiar de h√°bitos con los asistentes a mis conferencias o Webinars, con los participantes en mis sesiones o programas, suelo empezar con una met√°fora: Cambiar de h√°bito es, de alguna manera, como vestirse y desvestirse con la ventana abierta en una fr√≠a y soleada ma√Īana de invierno: Te resistes a quitarte la ropa puesta, te mantiene abrigado, pero sabes que no te sirve para tu siguiente actividad. Y aunque tienes elegida la ropa que vas a ponerte, incluso la has dispuesto y desplegado sobre tu cama, eres consciente de que para llevar √©sta has de dejar primero la otra, y que en este cambio, estar√°s un tiempo desnuda o semidesnuda, y tendr√°s fr√≠o, y te sentir√°s ‚Äúdesabrigada‚ÄĚ, ‚Äúdesprotegida‚ÄĚ, y te resistes. Pero si no te ‚Äúexpones‚ÄĚ, no llegar√°s al (√©xito) final de estar vestida con la ropa que quieres y necesitas llevar.¬†

Si retomamos de nuevo los componentes del h√°bito, hay tres aspectos muy importantes a contemplar:

1.- Actitudinal: Porqu√© y para qu√©. Sin disponer de la actitud apropiada, dif√≠cilmente se producir√° el cambio. Contar con una actitud proactiva, hacia la acci√≥n, enfocada tanto al proceso como al resultado, y, sobe todo, decidida (esto es, de decisi√≥n propia), dif√≠cilmente pasaremos la fase de enfriamiento de la ilusi√≥n de actuar. Cambiar de h√°bitos implica ‚Äúquerer hacerlo‚ÄĚ m√°s que ‚Äútener que hacerlo‚ÄĚ.¬†

2.- Saber: Qu√©. Dentro de cada h√°bito a cambiar, decidir qu√© conocimientos actuales est√°n obsoletos, ya no me sirven. Sin duda, saber nos produce seguridad, orgullo, estabilidad; y tambi√©n cuando han dejado de ser √ļtiles, desconfianza, intransigencia, discontinuidad, quedarnos fuera.¬†

3.- Hacer: Cómo. Si el esfuerzo de querer saber es complicado, el reto de querer probar, sin seguridad, sin confianza, nos aterra. Superar este miedo, estar dispuestos a fallar, entra dentro de la actitud imprescindible para seguir vivos. 

Por tanto, ¬ŅC√≥mo cambiar nuestros h√°bitos?…¬†

  • Primero, no nos empe√Īemos en cambiarlo TODO de una vez; analicemos los componentes y comencemos por cambios incrementales que nos permitan avanzar y corregir seg√ļn avanzamos.¬†
  • Segundo, encontremos y revisemos cu√°les son las creencias, los valores, los objetivos sobre los que se sustentaban los viejos h√°bitos. Es muy probable que est√©n obsoletas tambi√©n. Ajustando estas a la realidad nueva, ser√° m√°s f√°cil promover h√°bitos m√°s exitosos.¬†
  • Tercero, aprendamos de los grandes maestros, quienes ya nos dejaron escrito c√≥mo hacer reingenier√≠a con nuestros h√°bitos para tener √©xito. Por ejemplo, nuestro admirado Stephen Covey, nos regal√≥ siete consejos insuperables que, ajustados a nuestro inter√©s, suponen:¬†
  1. Ser proactivos. Esto es, actuar, promover, hacer, proponer, no dejarse sorprender. No caer en el determinismo de justificar el fracaso con cuestiones ajenas.
  2. Tener el objetivo en mente. ¬ŅCu√°les son los objetivos que alcanzaremos si ponemos en marcha los nuevos h√°bitos?… Estos deben configurarse en funci√≥n de aquellos.¬†
  3. Lo primero, es lo primero. Establecer prioridades. Ni todo es igual de importante en cada momento, ni todo hemos de hacerlo al mismo tiempo. Hacer, pero en el orden que nos lleva al éxito. 
  4.  Ganar, ganar y ganar. Nuestros hábitos nos llevarán al éxito, si contemplamos en ellos cómo contribuir al éxito de los demás. Si todos ganamos, avanzamos todos. 
  5. Comprender para ser comprendido. Fomentar la confianza y la cooperación, desde la plataforma de saber escuchar y comprender, así sumaremos a los otros a nuestros éxitos. 
  6. Encontrar sinergias. En l√≠nea con el anterior, mi h√°bito m√°s tu h√°bito, si est√°n alineados, ser√°n nuestros H√ĀBITOS. M√°s grande, m√°s fuerte, m√°s definitivo.¬†
  7. Entrenamiento físico, mental, espiritual. En mis hábitos ha de estar incluido cuidarme y crecer. Aprender y renovarme. Buscar y mejorar y, desde aquí, SER. Esto lo conseguiremos a través del mentoring o del coaching.

Conclusiones

Como reflexi√≥n final: ¬ŅY si el √©xito fuera encontrar una forma habitual de adoptar y adaptar mis h√°bitos, a pesar de los miedos, a las circunstancias cambiantes por las que discurre mi vida?

¡Descarga nuestra plantilla de forma gratuita y comienza con tu cambio hacia el éxito!