Pensatividad como actitud

Pensatividad como actitud

La Pensatividad, con la práctica, deviene en una actitud desde la cual vivimos, y que supone considerar como principios:

  • Aceptación crítica de las vivencias y actividades, sabiendo de la causalidad de sus resultados y consecuencias.
  • Pensamiento crítico para valorar tales vivencias y actividades de forma proactiva y positiva, dando respuesta a las preguntas siguientes:
    • Y ahora…, ¿qué más…?
    • ¿Qué pasaría sí…?

La Pensatividad así entendida requiere: focalización, observación, preguntas, escucha activa, propuestas y respuestas ajustadas.

Pensatividad como...


Pensatividad como verbo

La Pensatividad se enfoca hacia la búsqueda de la calidad y de la excelencia. Alcanzarlas requiere que esa actitud a la que más arriba aludíamos, se transforme en acción: Pensativizar.

Pensatividad para sorprender

En un entorno complejo, incierto y cambiante como el actual, la mejor opción de pervivencia para nuestras organizaciones es conseguir sorprender, con-mover y enganchar a…

Y... ¿qué puedo hacer?

En primer lugar, preguntarnos: al relacionarnos con nuestros usuarios y clientes, ¿Les proporcionamos lo que tenemos, o por el contrario desarrollamos para ellos lo que buscan?