robots

¿De verdad acabará quitándonos el trabajo la inteligencia artificial?

Para arrojar un poco de luz sobre el asunto de la irrupción paulatina de la inteligencia artificial en el mundo del trabajo, y a partir del análisis del mercado laboral de 27 países de la OCDE, más Rusia y Singapur (en total, más de 200.000 puestos de trabajo), la consultoría multinacional PwC ha elaborado un estudio (“Will Robots Really Steal our Jobs?”) que arroja algunas cifras interesantes.

El documento parte de la base de que la automatización del mercado laboral de aquí a 2030 se producirá en tres grandes oleadas. Una primera, en la que nos encontramos inmersos hasta principios de 2020, denominada como algorítmica, donde la inteligencia artificial se hará cargo de las labores más sencillas y del análisis estructurado de datos.

Una segunda fase de automatización aumentada, que se ampliará al intercambio de información y al análisis de datos desestructurados, y que se prolongará hasta mediados de la década de 2020. Y una tercera, que PwC denomina autónoma, que permitirá no solo la automatización de tareas rutinarias, sino también la llegada de la inteligencia artificial a las destrezas manuales y de la resolución de situaciones y problemas en tiempo real, a contar a partir de 2030.

La inteligencia artificial en España

En el caso de nuestro país, el impacto será muy liviano. Así, de aquí al inicio de la década de los veinte (fase algorítmica) solo un 3% de los empleos podrían estar en riesgo por la automatización. Un porcentaje que aumentará hasta el 34% en la fase más avanzada. Por tipo de trabajador, afectará más a los hombres (39%) que a las mujeres (28%). Y a aquellos empleados con un nivel de formación medio (39%) o bajo (44%).

Los sectores relacionados con el transporte y logística y la industria son los dos que se verán más afectados por la automatización. En el escenario más avanzado, esta podría afectar a un 52% y un 45% de los puestos de trabajo, respectivamente. Para los sectores de alimentación y distribución las previsiones son más moderadas (34%), mientras la educación será el menos afectado, con solo el 8% de los empleos en riesgo.

La opinión de los directores de RRHH

Según la encuesta llevada a cabo por el Grupo Adecco y el Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH, seis de cada diez expertos en recursos humanos creen que la inteligencia artificial todavía no ha impactado en el mercado laboral: el 48% opina que llegará en un futuro a corto plazo, mientras que el 15% cree que será a largo plazo.

El 74% de los encuestados está convencido de que la inteligencia artificial no supondrá un peligro para los trabajadores, el 67% opina que la posible eliminación de puestos de trabajo se verá claramente compensada por la creación de otros nuevos y el 7% cree que se crearán nuevas necesidades que requerirán de un mayor número de profesionales del que tenemos ahora.

Aumento de la productividad

El 98% de los expertos considera que la implementación de estos sistemas conllevará un aumento exponencial de la productividad de las empresas. Y la inteligencia artificial podría también mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, tal y como opina el 72% de los encuestados, encargándose de las tareas rutinarias. Aún así, el 60% considera que el principal beneficio en las empresas será la posibilidad de diseñar mejores estrategias empresariales.

Para el 93% de los directores de recursos humanos la llegada de la inteligencia artificial multiplicará los retos de los trabajadores en su futuro laboral, aunque el 61% considera que la adaptación de la plantilla a esta tecnología dependerá de la edad y la formación de cada uno de ellos

El 48% de los expertos señala el intercambio de información y el análisis de datos desestructurados como la función en la que más incidirá el desarrollo de estas tecnologías. Le siguen las labores más sencillas y el análisis estructurado de datos (31%) y las destrezas manuales y la resolución de problemas y situaciones en tiempo real (21%).